Marketing contra la depresión

Por Ingrid Motta
Twitter: @ingridmotta

En términos de salud, la depresión es una enfermedad o trastorno mental que se caracteriza por tristeza, decaimiento anímico, pérdida de interés por todo y disminución de las funciones psíquicas.

En los años 80, la depresión dejó de ser un problema médico exclusivamente para convertirse en un éxito de la mercadotecnia, imponiendo así una moda. Quienes la padecían tenían acceso a un mundo chic y con mucha onda.

Interbrand es el culpable de popularizar estos síntomas depresivos, que atacaron a gran parte de la población mundial el siglo pasado. En 1984 desarrollan el nombre, del que sería el antidepresivo más vendido a nivel mundial: Prozac.

Más Mercadotecnia y Menos Prozac
Interbrand es una subsidiaria de Omnicom Group Inc., el grupo de publicidad más grande del mundo que está enfocada a la creación de marcas, y reposicionamiento de las ya existentes a través de metodologías propias. Asimismo Interbrand es la responsable de la determinación del valor de las marcas en el mercado.

Con todo este conocimiento y creación de las marcas más valiosas del mundo, Interbrand logró la diferenciación y determinó el éxito de Prozac, alejándolo de los nombres farmacéuticos asociados a drogas antidepresivas, y lo fortalecieron con un nombre sugestivo y muy potente para una sociedad en permanente competencia.

60_s

El Que Ríe Primero Ríe Mejor
Así, mezclaron etimológicamente el prefijo Pro que significa a favor o adelante y Zac que en hebreo significa risa.

Y sí, la mercadotecnia logró que en los 90´s la depresión se volviera toda una inspiración para una sociedad necesitada de controlar sus frustraciones y que se vio reflejada en libros como: “Prozac Nation”. Al ser publicado en 1994, impulsó aún más los efectos de la mercadotecnia, contando la historia autobiográfica de Elizabeth Wurtzel y su periodo frente a una fuerte depresión y como salió adelante mientras terminaba la universidad y trabajaba como escritora.

Más tarde se daría otro fuerte estímulo al tema, presentando en el Festival de Cine de Toronto una adaptación del libro, protagonizada por Cristina Ricci, misma que vendió más de 120.000 copias de ese año. Asimismo Steven Soderbergh en la película “Efectos Secundarios” muestra a una neoyorkina tomando pastillas para atacar su ansiedad y Prozac es el vínculo obligado.

El resultado: 26 años después de la creación de Prozac, el nombre es un referente y una redefinición de los tabúes sobre una enfermedad mental.

Ahora puedes ahorrarte el rato de relajación al tomarte un té y por el contrario tener un “momento Prozac cuando en un bar pidas la bebida con ese nombre y te den una mezcla de sambuca y aguardiente.

Dosis: La Que El Mercadólogo Señale
Prozac es el claro ejemplo de que una buena estrategia de mercadotecnia es la clave para la creación de una marca que no sólo rompa con estereotipos sociales, sino también de una que los reinvente.

Los años juegan a favor cuando se ha logrado la creación de una marca fuerte y mundialmente reconocida por los beneficios reales, o no, que aporta a la sociedad y su aceptación en el mercado.

En conclusión, Prozac es una creación de marca que ha cambiado la vida de miles de personas en muchos países y el discurso sobre la enfermedad mental. ¿Qué efectos tendrá ahora con la marca Viagra, también creada por Interbrand?

En unos años más lo sabremos de cierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *